top of page

Gobernador de Texas comenzó a enviar autobuses llenos de migrantes a Chicago



El gobernador de Texas, Greg Abbott, anunció el miércoles por la noche que ahora los inmigrantes serán transportados en autobús desde su estado hasta Chicago en la última versión de su controvertido programa.


El primer autobús lleno de inmigrantes llegó a Union Station de Chicago el miércoles por la noche y se convirtió en la tercera ciudad de destino para los inmigrantes que buscan asilo y que son transportados en autobús desde Del Rio, Texas, dijo la oficina del gobernador texano .


Abbott ya ha enviado inmigrantes a Chicago, Washington D.C. y la ciudad de Nueva York.



“Para continuar brindando el alivio que tanto necesitan nuestras pequeñas ciudades fronterizas invadidas, Chicago se unirá a las santuario de Washington D.C. y la ciudad de Nueva York como un lugar de entrega adicional”, dijo Abbott.


“A la alcaldesa Lightfoot le encanta promocionar la responsabilidad de su ciudad de dar la bienvenida a todos, independientemente de su estatus legal, y espero ver esta responsabilidad en acción a medida que estos migrantes reciban recursos de una ciudad santuario con la capacidad para atenderlos” .


En abril, Abbott comenzó a transportar inmigrantes desde la frontera a Washington D.C. Los inmigrantes comenzaron a llegar a la ciudad de Nueva York en junio.




El programa de autobuses de Abbott, que utiliza dinero de los contribuyentes y donaciones privadas, ha acumulado un costo de $12 millones de dólares, alrededor de $1,300 dólares por inmigrante transportado en autobús a la costa este hasta el momento.


Los inmigrantes que forman parte del programa de Abbott no son considerados ilegales. Han superado el primer paso de solicitar asilo y se les ha otorgado permiso legal para permanecer en el país mientras el gobierno federal decide si califican para el asilo o no.


Los solicitantes de asilo de países como Venezuela y Cuba abordaron los autobuses en Del Río, Texas, luego de ser examinados por las autoridades federales de inmigración.



La oficina del gobernador ha sostenido que el programa de autobuses es voluntario y que los inmigrantes pueden bajar del autobús cuando lo deseen, sin embargo, los inmigrantes a bordo de un autobús de Texas a Nueva York llamaron al 911 después de decir que no se les permitía bajarse del autobús en Tennessee. El diario New York Post obtuvo una grabación del 911 donde los inmigrantes dijeron a las autoridades que estaban siendo “retenidos contra su voluntad”.



Comments


Archivo
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
bottom of page